Reyerta en un grupo de padres y madres en WhatsApp

test1

Según informaciones que han llegado a nuestra mesa de redacción, el miercoles a las 18:30 se produjo en algún punto de los servidores de whatsup una reyerta entre un grupo de madres de un colegio cuya localización no ha transcendido.

Según nos informan todo comenzó por un comentario sobre un regalo que le iban a hacer a la profesora de los niños. Uno de los grupos afirmaba que lo mejor era un peluche, otro un placa como recuerdo de los alumnos. Cuando se hubo caldeado lo suficiente el ambiente, los participantes comenzaron a citar temas más candentes y personales como los disfraces de los niños del último carnaval, en el que las discrepancias entre el grupo de niños disfrazados de vaqueros, el de los niños disfrazados de indios y los dos niños disfrazados de cactus sembraron una discordia que iría creciendo día a día.

La discusión acabó de la peor manera posible cuando de las acusaciones se pasaron a las mayúsculas, enfatizando el volumen de las palabras malsonantes, y se rozó la tragedia cuando los padres comenzaron a intercambiarse varias imágenes iconográficas de mierdas con ojos y varias caritas sonrientes (que parece ser que reflejaban mucho sarcasmo y gestos insultantes). Prosiguieron con difamaciones sobre varias minorías (y mayorías) étnicas y proclamas de diversos signos políticos. La lucha fue tan sólo interrumpida por un mensaje en cadena de una madre ajena a los eventos producidos y los «k ha pasado?, resumen», de los padres y madres que iban llegando al punto de la reyerta posicionándose de un bando u otro.

Según las últimas informaciones el suceso se saldó con 6 abandonos del grupo, 14 personas con mucho disgusto, 3 personas que necesitaron medicación y, especialmente, la profesora que tuvo que aguantar dos regalos: un peluche y una placa, sin saber donde ponerlos.

En nuestro ánimo de entenderlo y profundizar sobre el fenómeno hemos hablado con el psicólogo y sociólogo Bejamin Ruidrobo, subdirector del Institute of Sociological and Anthropological Research de Albacete para que nos haga un análisis de lo acontecido.

P. ¿Qué opina sobre éste fenómeno, Dr. Ruidrobo?

R. En la coyuntura internacional actual está claro que la tercera guerra mundial se originará en un grupo de padres en el Whatshapp. El peluche o la placa esa de mierda esa es una metáfora de tu modelo de vida y refleja lo buena madre que el sujeto/a se considera. Por tanto en un grupo amplio siempre habrá alguien que suba la apuesta para demostrar un mayor amor paterno/materno filial que el resto y una mayor preocupación por la educación de sus hijos/as.

P. ¿Deberíamos estar seriamente preocupados? ¿Deberia guashup advertirlo?

R. Es potencialmente peligroso, pero no olvidemos que gruashap es sólo un sistema de comunicación. Desde el punto de vista clínico las que están jodidas son las cabezas. Es una de las cosas que estudiamos en nuestro instituto, y realmente me pregunto si esto hubiese ocurrido en otro lugar, como Telegram, por ejemplo.

P. Para los de nuestra generación nuestros padres no participaban tan activamente en nuestra educación. ¿Es realmente importante esa intensidad de comunicación entre los padres?

R. Puede ocurrir que muchos padres estén suplantando decisiones que deberían tomar sus propios hijos de forma más activa. Como bien dice usted en nuestras generaciones la comunicación no era tan continua y los niños eramos más autónomos. Y aunque no seamos buenos padres no hemos salido mal

P. He llegado a redactor de Toloco Magazine, pero no sé escribir wathsup, watg, guasap… ¡a tomar por culo!

R. De ninguna de las dos cosas tienen culpa sus pobres padres.

P. Gracias por su atención, Dr. Ruidrobo

Desde Toloco Magazine les seguiremos informando de las próximas novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *